,
Oficinas:
   S. Vázquez 146 PB Of. 1
   3100 - Paraná - E. Ríos
   Tel. Fax: (0343) 4223123
          Cel: (0343) 154154598

Noticias:

En breve se informará de futuros eventos.


Visite periódicamente esta web para enterarse de los últimos convenios firmados por esta Asociación.

Si quiere comunicarse con nosotros puede hacerlo desde esta pá¡gina en el link de contacto en el menú superior.



Síndrome de burn-out.
Quemarse en el trabajo

  Mucho se ha hablado en relación a la situación de la medicina en nuestro país, que emula el estado crítico en materia de atención de la salud en numerosos, por no decir en todos los países del mundo. La puja entre los sectores sociales interesados económicamente y los efectores prestacionales, contribuye a ejercer una acción letal para cualquier plan racional de asistencia, dejando en el campo de batalla gran cantidad de heridos con escasa o nula capacidad de recuperación.

  La situación de desequilibrio emocional al que los profesionales de la salud llegan en este escenario de zozobra sanitaria conforma un tipo específico de estrés laboral que se ha dado en conocer como síndrome del “burn out”; cuadro psicológico que aparece especialmente en las profesiones de ayuda (trabajadores de la salud, educadores, etc.). Entre sus causas principales, como lo ha señalado María Isabel Pérez Jáuregui (Prof. Tit. de la Facultad de Psicología y Pedagogía de la Univ. del Salvador) se pueden mencionar:

• El continuo y sostenido contacto con el sufrimiento, el dolor, la muerte.
• La caída del valor social de la profesión en nuestro país.
• La sobrecarga laboral debida al excesivo número de pacientes, la presencia de patologías cada vez menos reversibles, la carencia de recursos, la presión horaria.
• La merma de las retribuciones y estímulos de distinto tipo.
• La cada vez más inquietante amenaza de padecer juicios por mala praxis.
• El resolver dilemas éticos resultantes de nuevas tecnologías.

Se reconocen como factores inherentes a experimentar sufrimiento y estrés laboral los que se enumeran:
• La naturaleza de la tarea.
• La variable organizacional e institucional.
• La variable interpersonal (colegas, familia, amigos, redes de apoyo social).
• La variable individual (perfil psicológico del profesional).

  Los signos de inicio de este cuadro son: ansiedad, fatiga, irritabilidad, que en general pasan inadvertidas para el individuo pero son evidentes para quienes componen el entorno. Este proceso alcanza una gravedad inusitada que puede llevar a la muerte. Maslach (1981) describió las características principales:
• Cansancio y desgaste emocional, pérdida de energía tanto física como psíquica.
• Despersonalización en relación al entorno con actitudes de irritabilidad, agresividad, impaciencia, cinismo, suspicacia e intolerancia.
• Pérdida del sentimiento de competencia e idoneidad profesional, desmotivación, pérdida de la autoestima laboral, deserción y abandono de tareas.

  Sin duda alguna el “burn out” causa limitaciones a la potencialidad y riqueza personal. Encarar con energía la obtención de un cambio sustancial en los sistemas de atención y en las condiciones laborales de los profesionales de la salud son requisitos indispensables para prevenir esta devastadora patología.

  No podemos ni debemos mantenernos impasibles ante nuestro propio padecimiento y los efectos que el mismo genera en nuestra calidad de vida y en el desempeño profesional.


Copyright © 2006 - A.E.N.N. Asociación Entrerriana de Neurología y Neurocirugía - Ultima Actualizacón: 07/08/2015